Animaos y dejar vuestros comentarios de las publicaciones,así como sugerencias para temas nuevos que sean de vuestro interés. Gracias.

4 de enero de 2008

Infecciones parasitarias de la piel

La mayoría de los parásitos cutáneos son diminutos insectos o gusanos que se esconden dentro de la piel haciendo de ella su hábitat natural. Algunos parásitos viven en la piel durante alguna de las etapas de su ciclo biológico; otros son huéspedes permanentes de la piel, en la cual depositan sus huevos y se reproducen.

Sarna

La sarna es una infestación causada por pequeños insectos que produce diminutas pápulas rojizas y un intenso picor.

La sarna está causada por el ácaro Sarcoptes scabiei. La infestación se transmite fácilmente de persona a persona a través del contacto físico y con frecuencia afecta a toda una familia. Los ácaros, que apenas pueden distinguirse a simple vista, suelen transmitirse cuando las personas duermen juntas. Raras veces se propagan por la ropa de vestir o de cama, así como por otros objetos compartidos; su supervivencia es breve y un lavado normal los destruye.

La hembra del ácaro cava túneles y surcos bajo la capa superior de la piel y deposita sus huevos en ellos. Las formas jóvenes del ácaro (larvas) nacen a los pocos días. La infestación causa un picor intenso, probablemente como resultado de una reacción alérgica a los ácaros.

Síntomas

La característica peculiar de la sarna es un intenso picor, que empeora sobre todo durante la noche. Los surcos de los ácaros aparecen como líneas onduladas de un centímetro y medio de longitud aproximadamente, que en algunos casos presentan una diminuta pápula en un extremo. Estos surcos son más frecuentes y el picor es más intenso en los espacios interdigitales de las manos, las muñecas, los codos, las axilas, rodeando los pezones mamarios de las mujeres, en los genitales masculinos (pene y escroto), alrededor de la cintura y en la parte inferior de las nalgas. Rara vez se infesta la cara, excepto en niños pequeños, donde las lesiones pueden aparecer en forma de ampollas llenas de agua. Con el paso del tiempo, los surcos pueden resultar difíciles de ver, ya que quedan enmascarados por la inflamación provocada por el rascado.

Diagnóstico y tratamiento

Generalmente, la presencia combinada de surcos y picor es suficiente para que el médico pueda efectuar el diagnóstico de sarna. En cualquier caso, también puede hacer un raspado de los surcos y examinarlo al microscopio para confirmar la presencia de los ácaros.

La sarna puede curar aplicando una crema que contenga permetrina o una solución de lindane. Ambas son efectivas, pero el lindane tiende a irritar la piel, es más tóxico y no resulta apropiado para los niños pequeños. Algunos ácaros de la sarna han desarrollado resistencia al tratamiento con permetrina.

En ocasiones se utiliza una crema con corticosteroides, como la hidrocortisona, durante algunos días después del tratamiento con permetrina o lindane para calmar el picor hasta que todos los ácaros hayan sido eliminados.

Los familiares y las personas que mantienen un estrecho contacto con la persona afectada, como la pareja sexual, deben tratarse simultáneamente. El lavado extenso y el fumigado de la ropa de vestir o de cama no son obligatorios.

Infestación por piojos





La infestación por piojos (pediculosis) causa intenso picor y puede afectar prácticamente cualquier zona de la piel.

Los piojos son insectos sin alas, apenas visibles, que se transmiten fácilmente de persona a persona a través del contacto corporal o tras compartir ropa y otros elementos personales. Los piojos que se encuentran en la cabeza son muy similares a los que se localizan en el cuerpo, pero en realidad son especies diferentes. Los piojos que se localizan en la zona púbica tienen el cuerpo más ancho y corto que los de las otras dos especies. Su forma redondeada les hace asemejarse a las ladillas (origen de la denominación popular de estos parásitos). Los piojos de la cabeza y del pubis viven directamente en la persona; sin embargo, los piojos corporales también suelen encontrarse en las prendas de vestir que están en contacto con la piel.

Los piojos de la cabeza se transmiten mediante contacto personal y por compartir peines, cepillos, sombreros y otros objetos personales. La infestación en ocasiones se extiende a las cejas, las pestañas y la barba. Los piojos de la cabeza son un tormento para los niños en edad escolar sea cual sea su estrato social.

Los piojos del cuerpo no se transmiten tan fácilmente como los de la cabeza. Suelen infestar a personas cuya higiene es deficiente y a quienes viven en espacios limitados o en instituciones hacinadas. Estos piojos pueden transmitir enfermedades como el tifus, la fiebre de las trincheras y la fiebre recurrente.

Los piojos del pubis, que infestan la zona genital, se transmiten por lo general durante las relaciones sexuales.


Síntomas

La infestación por piojos causa picor intenso. El rascado insistente suele causar excoriación de la piel, que puede complicarse con infecciones bacterianas.

En ocasiones los ganglios linfáticos de la parte posterior del cuello se inflaman a raíz de una infestación del cuero cabelludo. Los niños apenas notan la presencia de piojos en su cabeza o sólo sienten una vaga irritación en el cuero cabelludo. El picor que producen los piojos del cuerpo es generalmente más intenso en los hombros, las nalgas y el abdomen. Los piojos del pubis causan picor alrededor del pene, la vagina y el ano.

Diagnóstico

La hembra del piojo pone huevos brillantes, blanco-grisáceos (liendres), que pueden verse como diminutos glóbulos que se fijan firmemente al pelo. Los piojos del cuerpo adultos y sus huevos se encuentran no sólo en los pelos del cuerpo sino también en las costuras de las prendas de vestir que están en contacto con la piel. Los piojos del pubis diseminan unas manchas minúsculas de color pardusco (excrementos de los piojos) en la ropa interior en la zona en que entran en contacto con los genitales y el ano. Los piojos del pubis son particularmente difíciles de encontrar y pueden aparecer como diminutas manchas azuladas sobre la piel. A diferencia de los otros piojos, las liendres aparecen en la base de los cabellos, muy cerca de la piel.

Tratamiento

De las medicaciones contra los piojos, la permetrina es la más segura, eficaz y agradable de usar. El lindane (que puede aplicarse en forma de crema, de loción o de champú) también cura las infestaciones por piojos, pero no es apropiado para los niños debido a que en algunas raras ocasiones puede causar complicaciones neurológicas. A veces se utiliza también la piretrina. Todos estos medicamentos pueden ser irritantes y todos ellos requieren una segunda aplicación después de 10 días para eliminar los piojos recién nacidos.

La infestación de las pestañas y de las cejas es difícil de tratar; los parásitos suelen retirarse con pinzas. La gelatina de petróleo simple puede eliminar o debilitar los piojos asentados en las pestañas. Si las fuentes de infestación (peines, sombreros, prendas de vestir y ropa de cama) no se desinfectan por aspiración, lavado y planchado al vapor o lavado en seco los piojos pueden persistir vivos en ellas y volver a infestar a la persona.

Erupción serpiginosa

La erupción serpiginosa (larva migrans cutánea) es una infección por gusanos (uncinaria) transmitida desde el suelo húmedo y cálido a la piel expuesta.

La uncinaria causante de la infestación habita normalmente en los perros y gatos. Los huevos del parásito son depositados sobre la tierra por las heces de perros y gatos. Cuando la piel descubierta toca el suelo, que es lo que sucede cuando una persona camina descalza o toma el sol, la uncinaria penetra en la piel.

Comenzando desde el punto de infestación (por lo general los pies, piernas, nalgas o espalda) la uncinaria avanza sin dirección provocando una erupción serpenteante y filiforme. Esta infestación produce picor intenso.

Una preparación líquida de tiabendazol aplicada sobre el área afectada es muy eficaz para el tratamiento de la infestación.